no te quemes la cabeza por un poco de placer


sábado, 8 de octubre de 2011

No hay más mendigo, ni más que pagar, que de echarte de menos sin más que contar. No hay más miedo sincero que no respirar, no hay más vida, ni tiempo, ni más que pensar. No hay más, ni versos, ni noches, no hay más principios, ni fe, ni final. No hay más problemas, ni ganas de andar, no hay distancia más grande que donde tu estas. No hay palabras, risas, cuentos, no hay destinos ni momentos, no hay caricias, no hay desprecios, no hay canciones ni recuerdos. No hay más. No hay más imposibles que no verte, más mal sueños que perderte, no hay silencios que callen por ti. No hay más ilusiones que tenerte, más riquezas que quererte, no hay un pobre más pobre sin ti. No hay más, ni versos, ni noches, ni besos, ni abrazos, principios, ni fe, ni final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y te condena mi celoso corazon cuando le contas tu historia
nunca conocio la gloria en cuestiones del amor.
Y se que nunca se me va a olvidar tu voz, aunque pierda la memoria
con acercarse a la victoria se conforma un perdedor.
Y te tendre que dejar escapar, se que lo voy a lamentar
pero te digo amor que hay que saber cuando parar.